Tag Archives: CO2

¿Es evitable una apocalipsis climática androgénica?

La cita con la muerte del planeta Tierra:

He localizado un artículo que habla de ese apocalipsis biológico en nuestro planeta: Los microbios serán los últimos sobrevivientes del planeta Tierra

El estudio concluye que los microorganismos extremófilos, son los candidatos a sobrevivir enterrados en en subsuelo al resto de los seres vivos de nuestro planeta. El artículo liga el fin de la vida en nuestro planeta a dentro de 1.000 millones de años, cuando nuestro sol se convierta en una gigante roja.  El calor del Sol, entonces será tan intenso que los océanos empezarán a evaporarse o incluso a hervir, cosa que sinceramente a día de hoy no me preocupa porque es algo inevitable y ocurrirá quizás cuando ya no quede ningún ser humano en el planeta.

Me preocupa mucho más el progresivo cambio climático actual y sus efectos en los próximos 50 años. Los científicos vienen advirtiendo sobre la constatación del cambio climático de su origen androgénico y de su constante aceleración. Su rápido avance ha obligado a revisar continuamente las previsiones sobre el calentamiento global en sentido muy desfavorable.

Hipótesis sobre la historia de Marte:

Volviendo sobre el artículo anterior, lo que en él se afirma sobre la desaparición de la humedad en nuestro planeta va en una línea que quizás podría haber ocurrido en Marte hace miles de millones de años. Los científicos consideran actualmente la posibilidad de que Marte mantenga aún algunas formas de vida microbiana en su interior. ¿Un «oasis» de vida bajo el desierto de Marte?

El oxígeno en la Tierra apareció hace unos 2500 millones de año, pero  el profesor Bernard Wood, de la Universidad de Oxford afirma que Marte tuvo una atmósfera rica en oxígeno mucho antes que en laTierra, concretamente hace 4.000 millones años.

Pese a todos estos datos, aún es pronto para hablar sobre la posibilidad de vida en Marte. No hay confirmación científica de que Marte hubiera tenido vida además de agua y oxígeno, pero la sola idea de tal posibilidad mantiene a muchos científicos muy interesados en despejar esa incógnita.

Ejemplos terrestres de apocalipsis climática:

En el mapa de la biodiversidad mundial recientemente publicado investigadores estadounidenses, véase: Mapa de la biodiversidad mundial de gran exactitud para conservar especies en peligro de extinción, nos llama la atención una gigantesca franja desértica que se corresponde con el desierto del Sahara, y desierto arábico.

El desierto del Sahara es el resultado de una auténtica apocalipsis climática, ya que hace tan solo unos pocos miles de años era una frondosa sabana con su fauna y flora características (hipopótamos, elefantes, jirafas, etc.).

Ahora es un extenso espacio muerto en el norte de África que continua creciendo hacia el norte.  La región de Almería está sufriendo el avance de desierto africano de Sahara, que está siendo empujado por el cambio climático, y los incendios forestales.

Es un escenario adecuado para estudiar que es lo que quedaría después de una apocalipsis climática, y se da la circunstancia de que científicos españoles estudiaron el subsuelo de los desiertos más estériles de la Tierra descubriendo en ellos vida microbiana a cierta profundidad en su subsuelo.

En España tenemos una situación climática preocupante ya que es el país de la Unión Europea con un máximo índice de desertificación.

No estamos reforestando en la medida necesaria:

Los casos de recuperación del terreno perdido para la biodiversidad mediante reforestación por la introducción paulatina de especies vegetales resistentes, son casos muy excepcionales en todo el planeta, pero indican que la reforestación es posible. Por desgracia la actitud del ser humano ante la desertificación, ha sido el traslado de las poblaciones humanas a otros lugares donde se cometieron similares errores. Son un tipo de errores que se van sumando de forma muy destructiva a errores anteriores ya que lo más adecuado sería reforestar, está comprobado que los bosques moderan el clima y atraen las lluvias.

Contaminación por CO2:

EE.UU, emite 5,844,042 mil toneladas métricas anuales de CO2 es el país más contaminante del planeta (representa el 24% de las emisiones totales de CO2 mientras que la UE o China estan en torno al 15%)

Este país podría estar empezando a sensibilizarse ante la dureza climática de los últimos años, pero me refiero a su población, no a los políticos, ya que el Congreso mantiene una opinión firme en contra de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y ello pese a la demoledora rotundidad del IV informe sobre Cambio Climático. En él se afirma categóricamente que el calentamiento global es algo innegable y que su causa es el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana.

La falta de compromiso de EE.UU. con la sotenibilidad de nuestro planeta tiene su origen en el fenómeno lobby de la industria americana que influye poderosamente en los políticos. ‘La mayoría del Congreso de EEUU aún no se cree el cambio climático’.

¿Quién tiene el poder para adoptar políticas sosteníbles?

En los últimos años, los políticos americanos han tenido innumerables ocasiones de abrir sus ojos a la realidad.

La reciente hola de calor en EE.UU. ha elevado la temperatura de la zona de los Ángeles, de las Vegas y algunas zonas más. El Valle de la Muerte en California registró una temperatura de 54 grados centígrados igualando su cifra récord.

La causa de que nos estemos cargando el planeta y no hagamos nada reside en el tipo de personas que ostentan el poder porque no todos los grupos humanos tienen un comportamiento tan egoísta. Por ejemplo, el comportamiento humano de los científicos es colaborativo, autocrítico, generoso y busca con celo las verdades. Por el contrario, el comportamiento humano de los políticos y de los financieros  es competitivo, arrogante, egoísta y falaz. Por desgracia son los políticos y los financieros los que ostentan todo el poder, y nuestro futuro no está en manos de la ciencia ni de los técnicos, sino de los políticos y de los financieros.

Son las personas de enorme éxito las que podrían hacer algo, pero precisamente porque tienen mucho éxito no harán nada que pueda poner en peligro su paraíso privado.

Las democracias actuales son representativas pero sus representantes tienen ideas propias que son muy  diferentes a las de las personas que los eligieron. La recuperación de las esencias democráticas en todo el mundo es una tarea urgente. En mi opinión se requiere una educación con más contenido científico. no solo por el conocimiento y por el amor al rigor, sino por la propia ética del pensamiento científico. Estamos envenenando el planeta porque las ideas humanas están envenenadas y el veneno se llama dinero.

¿Podría La Tierra convertirse en un planeta tan muerto como Marte?

Volviendo a la comparación de la evolución climática del planeta Tierra y de Marte, los científicos creen que el subsuelo en Marte es la zona idónea para que la vida resista a la dureza climática de ese planeta, que tuvo agua en abundancia. Pero no solo creen eso, creen que las emisiones de metano detectadas en Marte podrían tener un origen microbiano, son por el momento un auténtico misterio.

Se cree que Marte hace unos 3500 millones de años tuvo una tercera parte del planeta cubierta por océanos.  Las erosiones fluviales ancestrales son aún perfectamente perceptibles en el terreno, pero no se han encontrado indicios de actividad de vida debida a organismos pluricelulares complejos.

¿Es el aumento de CO2 actual un hecho extraordinario y preocupante?

La última vez que la Tierra alcanzó niveles de CO2 semejantes a los actuales fue hace 3 millones de años. Es decir,  cuándo aparecieron los primeros seres humanos. Entonces no existía hielo ártico y los niveles del océano eran 40 metros más elevados que los actuales.

Algunos dirán pues, que no hay por que preocuparse porque no es la primera vez que ocurre un aumento de los niveles de CO2, pero la principal diferencia entre ambos cambios climáticos, el actual y el de hace 3 millones de años, es que hace 3 millones de años, los niveles elevados de CO2 ocurrieron de forma gradual.

Concretamente aquellos cambios ocurrieron a lo largo de varios miles de años y esto es muy importante porque ello permitió que los ecosistemas biológicos reaccionaran evolucionando y creando las condiciones adecuada para el consumo del excedente de CO2.

Muy al contrario, en la situación actual, el cambio ha ocurrido en menos de un siglo y está causando o sumándose a una gran devastación biológica. Sufrimos una gran pérdida de la biodiversidad y los niveles actuales de CO2 continuan aumentando rápidamente y el calentamiento global está en plena aceleración.

No hay síntomas de recuperación de la estabilidad, sino todo lo contrario. Estamos en el momento de mayores cambios del clima y estos previsiblemente irán en aumento porque no hemos permitido a la biosfera que reaccione. Estamos asesinando a los ecosistemas forestales y de arrecifes coralinos que son consumidores de CO2 y que podrían ayudarnos.

Conclusiones:

Los únicos ecosistemas biológicos que están a salvo de la avaricia humana son los ecosistemas microbianos enterrados bajo toneladas de Tierra. Serán los que sobrevivan. Ese será el final de este planeta. Lo único que podemos hacer con ese final es retrasarlo. Mejor dentro de 1000 millones de años que dentro de un siglo. Retrasar nuestro final podría permitir descubrir nuevos mundos habitables y eso además de evitar que nuestros nietos nos maldigan, cambiaría el futuro de la humanidad.

 

 

 

Share

2 Comments

Filed under Calentamiento global, Cambio Climático, CO2, Deshielo polar

30 meses para salvar el mundo

30 meses para salvar el mundo

30 meses para salvar el mundo

30 meses para salvar el mundo

Querida comunidad de Avaaz,

Este es quizás el correo más importante que les he escrito. Científicos han descubierto que inmensas áreas del hielo del océano Ártico están desapareciendo — acelerando la destrucción de nuestro planeta. Es un momento crítico para el clima, pero aún podemos frenar esta catástrofe si actuamos juntos y ahora. Tenemos 30 meses hasta que arranque la cumbre climática más importante de nuestro tiempo. Para lograr una victoria, tenemos que ponernos manos a la obra ya. Comprométete abajo con una donación que nos ayude a conseguir nuestro objetivo:

Este es quizás el correo más importante que les he escrito en mi vida. Julienne Stroeve, una científica que lleva estudiando el océano Ártico durante décadas, viaja todos los veranos al Polo Norte para medir el avance del deshielo. A pesar de que sabe que el cambio climático está derritiendo el hielo a toda velocidad, en su último viaje quedó estupefacta: vastas zonas de hielo Ártico han desaparecido — superando los peores pronósticos.

Es justo lo que nos han advertido los expertos. A medida que la tierra se calienta, genera “puntos de inflexión” que aceleran el calentamiento de forma descontrolada. Con las subidas de temperatura, se derrite el hielo del océano Ártico, destruyendo el gigantesco “espejo blanco” que devuelve parte del calor hacia el espacio mediante su reflejo. Esto lleva a un mayor calentamiento del océano, que a su vez derrite más hielo, y así sucesivamente hacia un espiral desenfrenada. En lo que va del año, la temperatura, las tormentas… todo parece trastornado.

PODEMOS parar este proceso si actuamos juntos y con urgencia. Ante esta pesadilla para nuestra supervivencia, tenemos la oportunidad de luchar por un mejor futuro para nuestros hijos, hijas y nietos: un mundo más verde, más limpio y en sintonía con la tierra que nos ha dado la vida.

Nos quedan 30 meses hasta la Cumbre de París, reunión en la que jefes de gobierno decidirán el destino de nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático. Parece mucho tiempo, pero no lo es. Son 30 meses para conseguir que los líderes adecuados lleguen al poder, acudan a esa cita, reciban de los ciudadanos un claro plan de acción y podamos obligarles a rendirnos cuentas. Somos nosotros, contra las grandes petroleras, los cínicos y los pesimistas. Podemos ganar, debemos hacerlo, pero para conseguirlo hay que empezar ya, recogiendo muchas donaciones de unos cuantos euros o dólares por semana, de aquí hasta la Cumbre. Solo haremos efectivas las donaciones si conseguimos nuestra meta. Por el mundo que todos soñamos, hagámoslo realidad:

https://secure.avaaz.org/es/30_months_loc/?bpHtdab&v=26088

El pesimismo ante el cambio climático es inútil y paralizante. El tiempo se acaba, es verdad, pero está absolutamente en nuestras manos frenar esta catástrofe dirigiendo nuestras economías (dependientes del petróleo y el carbón), hacia otras fuentes de energía. Este cambio nos unirá como nunca antes, generando un compromiso profundo y una red de cooperación para proteger nuestro planeta. Es una hermosa posibilidad y el tipo de futuro que Avaaz quiere impulsar a toda costa.

Afrontar este problema va a requerir cabeza, corazón y altísimas dosis de esperanza. Este es el plan:

1. Entrar en política: eligiendo líderes verdes

     — Cinco países clave tienen elecciones en los próximos 30 meses. Asegurémonos de que ganen las personas adecuadas, y reciban el mandato correcto. Avaaz es una de las pocas organizaciones de activismo global que puede involucrarse políticamente. Y dado que esta batalla se decidirá en la arena política, en algún punto nos tendremos que enfrentar a las petroleras para que los políticos nos escuchen.

2. Convertir a Hollande en un héroe contra el cambio climático

     — El presidente francés jugará un papel crucial como anfitrión de la cumbre de París. Tenemos que utilizar todas las tácticas disponibles y explorar todos los caminos — sus amigos más íntimos, su familia, su bagaje político, sus asesores — para convertirle en el héroe que necesitamos para que el encuentro sea un éxito.

3. Ir un paso más allá

     — La dimensión de la crisis exige que vayamos más allá de las técnicas de campaña convencionales. Llegó la hora de articular acciones no violentas, fuertes y directas que capturen la imaginación, transmitan la urgencia del momento e inspiren a la gente a actuar. Hay que abordar este desafío con mentalidad ‘Occupy’ el Ártico.

4. Denunciar a los saboteadores

     — Multimillonarios como los hermanos Koch de EE.UU. y sus compañías petroleras son los mayores boicoteadores del cambio climático. Financian ciencia basura para confundirnos y gastan millones en publicidad engañosa, mientras compran sistemáticamente a los políticos. Tenemos que denunciar y contrarrestar sus terribles e irresponsables acciones con periodismo investigativo y mucho más.

5. Definir el acuerdo

     — 195 gobiernos en una habitación pueden resultar inútiles incluso ante una catástrofe planetaria. Tenemos que invertir en asesoría política de primera calidad para desarrollar estrategias ingeniosas con mecanismos y compromisos meticulosos para que, cuando llegue la cumbre, una masa crítica de líderes ya esté apoyando gran parte del acuerdo y nadie pueda afirmar que no existen buenas soluciones.

Necesitamos decenas de miles de pequeñas donaciones para lanzar este plan cuanto antes. No importa la cantidad que puedas donar, lo que importa es elegir creer y actuar:

https://secure.avaaz.org/es/30_months_loc/?bpHtdab&v=26088

En la última gran cumbre sobre el clima en Copenhague en 2009, jugamos un papel fundamental apoyando candidaturas verdes en Alemania y Japón, cambiando la posición de Brasil, y ayudando a conseguir un importante acuerdo global sobre financiación para que los países más ricos ayuden a los países con menos recursos con cien mil millones de dólares al año para enfrentar el cambio climático. En ese entonces, Avaaz éramos tres millones de personas. Después de Copenhague, pensamos que teníamos que ser mucho más grandes para afrontar el reto que supone el cambio climático. Ahora somos 23 millones y crecemos a un ritmo de un millón de personas al mes.

El cambio climático es el máximo desafío a nivel global que requiere acción colectiva y cooperación intergubernamental. Y Avaaz es esa solución de acción colectiva, con millones de personas unidas con una visión común a través de todas las naciones. Éste es nuestro momento para construir un mundo para nuestros hijos cuya belleza coincida con la de nuestros sueños. Pongámonos en marcha.

Con esperanza y agradecimiento por esta increíble comunidad,

Ricken y todo el equipo de Avaaz.

Más información:

 

Share

Leave a Comment

Filed under Calentamiento global, Cambio Climático, CO2, Deshielo polar

¿Llegaremos a entender los riesgos de usar cierto tipo de energías sucias?

Fukushima abrió un debate que continua hoy en día para intentar dilucidar el modelo energético que el ser humano debería usar de ahora en adelante.

Estudio de la NASA sobre el impacto de la energía de los combustibles fósiles:

La energía nuclear previene más muertes que las que causa, según la NASA

El estudio pretende potenciar el apoyo del uso de la energía nuclear en lugar de los combustibles fósiles.
La sustitución de todo el uso de la energía nuclear prevista para 2050 con gas natural podría causar 420.000 muertes adicionales.

Ante las reacciones de cierres de centrales nucleares en los últimos dos años, este estudio pone en perspectiva el indudable peligro de la energía atómica con el del peligro no menos real de las energías de los combustibles fósiles.

Resumen del incidente de Fukushima:

Como consecuencia del terremoto de Japón, el 11 de marzo de 2011, se produjeron una serie de incidentes muy graves en la central nuclear de Fukushima, tales como fuertes explosiones en el interior de los edificios de contención de los reactores nucleares, averías en los sistemas de refrigeración.  Se produjo a consecuencia de ello la liberación de una importante cantidad de radiación al exterior de la central.

A raíz del desastre de Fukushima, el Organismo Internacional de Energía Atómica OIEA, encargada de establecer normas de seguridad nuclear y de protección ambiental, recibió duras críticas, por quedar de manifiesto que sus intereses en la industria de la energía atómica, habían permitido un funcionamiento endogámico y muy poco objetivo.

Se nos hizo creer después de que ocurriera el desastre de Chernobil, que aquella central era muy especial, muy insegura, que estaba muy mal gestionada, y que actualmente no había riesgos parecidos en las centrales más modernas.

Con Fukushima quedaron desmontadas esas informaciones y la pregunta que queda en el aire es ¿Cuál será la siguiente? Son demasiadas centrales en funcionamiento y no todas son seguras. Antes del desastre de Fukushima, se afirmaba que la energía nuclear, era la única forma de energía que tenía capacidad de dar solución al suministro global de energía sin provocar unas emisiones de CO2 que envenenan nuestra atmósfera y provocan un efecto invernadero que podría convertirse en el mayor problema de la humanidad dentro de 50 años.

Ahora nos damos cuenta de que, la seguridad de las centrales ha sido exagerada, y que los miedos quizás más viscerales que racionales, no eran tan exagerados.

Cuantificar el daño provocado por los vertidos radiactivos al mar no es algo sencillo, ya que elevaría la probabilidad de cáncer de forma muy leve, pero sobre una enorme cantidad de personas durante muchos años.

Un año después del desastre de Fukushima se hizo un estudio que determino que el 40% de los peces de la costa de Fukushima no eran comestibles.

El desmantelamiento inmediato de las centrales nucleares, parece ser una utopía por la extrema necesidad de ingentes cantidades de energía, a las que ningún gobierno quiere renunciar. Pasado lo peor y olvidado el dato de que existió un peligro muy real de que aquel dramático incidente terminara de la peor forma posible, el gobierno de Japón rebajó su compromiso antinuclear. Algunas zonas de la central no han sido analizadas y la emisión de contaminantes radiactivos al mar continua hoy en día.

Tras el accidente, quedan dos reactores en marcha de los 50 que tiene operativos Japón. El rechazo popular Japón, obligó a adoptar una política energética de renuncia a la energía nuclear de 2030 en adelante, pero el ejecutivo del partido Demócrata Liberal, salido de las urnas en diciembre pasado, anunció que revisaría el apagón nuclear.

Lo que se plantea actualmente en todo el mundo es un aumento de las medidas de seguridad en el uso de esta peligrosísima energía, así como la máxima transparencia sobre la gestión de las centrales y sus condiciones de seguridad, para no repetir los errores cometidos en Chernobil y Fukusima, pero esto mismo fue lo que se dijo justo después de la tragedia de Chernobil.

Los peligros de usar la energía nuclear y de no usarla:

Después del incidente en la central nuclear de Fukushima se desmontaron ciertas afirmaciones categóricas que venían presentando desde algunos círculos científicos y técnicos que insistían en minimizar los riesgos de catástrofes como la ocurrida en el incidente de Chernobil . Se afimó que la central de Chernobil  fue un caso excepcional difícilmente repetible en las centrales modernas.

También se dijo señaló el peligro de dejar de usar la energía atómica por el inevitable aumento de emisiones de CO2 que conllevaría un aumento ineludible combustibles fósiles. La energías renovables no podrían satisfacer la enorme demanda actual.

En realidad, ambos modelos, la energía nuclear y el uso de combustibles fósiles, tienen un coste muy elevado para la sostenibilidad de un planeta que ya empieza a dar muestras de fragilidad del equilibrio climático.

Quizás el debate de elegir entre combustibles fósiles o energía atómica debería acompañarse con el de la moderación en el consumo energético y con el de la sostenibilidad. Estamos aumentando el número de personas que usan energía y la cantidad de energía por habitante. Las energías renovables no van a bastar para ello y al exprimir los últimos recursos de los yacimientos de combustibles fósiles recurriremos cada vez más a yacimientos que cada vez tendrán un mayor coste medioambiental. El panorama es muy feo.

El problema del cortoplacismo humano:

El ser humano está accediendo a fuentes de energía allí donde hay una enorme disponibilidad de ella a un precio de explotación razonable. Una vez que hay energía barata disponible, los beneficios industriales son evidentes. La industria equivale a más trabajo, más producción más consumo y más dinero.

Por ello conformarse con el uso de energía limpia y sostenible no parece una opción aceptable para los gobiernos. Estos miden el progreso en términos de PIB, y no de sostenibilidad. La sostenibilidad, la biodiversidad, la estabilidad, y otra serie de bienes sociales no tienen la misma consideración de riqueza que el dinero, pero si son bienes, son riqueza.

El bienestar social y la sostenibilidad, no interesan. A los gobiernos les interesa la productividad, la riqueza, la competitividad y cualquier otra cosa que mueva dinero de un lado para otro.

Una parte del dinero que se mueve, se queda pegado a las manos de ciertos parásitos sociales que acaparan gran poder y entre ellos que hay que incluir a mucho capitalista especulador, mucho gobernante corrupto y a una legión de amiguetes y familiares de todos ellos. Ese tipo de movimiento de dinero está matando al planeta.

Los políticos manejan objetivos a cuatro años y los ciudadanos tienen objetivos a escalas de tiempo mucho más dilatadas. Los ciudadanos tenemos unos objetivos a escala generacional. Nos importa el futuro de nuestros hijos e incluso el de nuestros nietos, pero no vemos mucho más allá. Aún siendo este un plazo de tiempo muy superior al que manejan los gobernantes, también es cortoplacismo.

La biosfera se rige por escalas de tiempo mucho más dilatadas. Nuestra delgada capa atmosférica cumple un papel esencial y haríamos bien en verlo como el resultado de un frágil equilibrio conseguido por la propia biosfera a lo largo de miles de millones de años de evolución durante los cuales, esta jamás tuvo que enfrentarse a ninguna criatura con una avaricia energética comparable a la del ser humano. Estamos provocando unos cambios en la composición de la atmósfera que son escasamente comparables a los de períodos anteriores.

Hemos sufrido glaciaciones y calentamientos, hemos sufrido un desvío en la inclinación del eje de giro del planeta, hemos sufrido impactos de asteroides colosales, y la vida continua, pero a cada uno de estos incidentes la biodiversidad sufrió un importante revés. Las especies dominantes fueron las primeras en caer en cada una de las crisis de la biodiversidad. Estamos viviendo la sexta gran crisis de la biodiversidad en nuestro planeta y esta, la estamos provocando nosotros.

El Dióxido de Carbono ha alcanzado las 380 partes por millón, superando las cifras de los últimos 400.000 años.

El actual aumento de las emisiones de CO2 provocaría en 2100, según los expertos, unos niveles de 525 partes por millón. Si se llegara a las 800 partes por millón sufriríamos un aumento de temperaturas de 5º C a escala global con resultados catastróficos a nivel global.

Tenemos un problema de percepción derivada de la escala de tiempos en la que se mueve todo ser humano que nos está dificultando reaccionar adecuadamente ante un peligro que amenaza seriamente a todo el planeta. No solo está aumentado la temperatura del planeta sino que el clima en su conjunto está cambiando de pautas como consecuencia de una redistribución de las corrientes oceánicas y atmosféricas. También esto se está usando para cuestionar las previsiones que se están haciendo, pero casi todas ellas no solo se están cumpliendo, sino que se están quedando cortas y han sido corregidas al alza varias veces. El cambio está ocurriendo a mayor velocidad de la prevista.

Nuestro cortoplacismo está favoreciendo toda clase de excusas, pero el planeta no entiende de excusas y deberíamos asegurarnos de que en un futuro podremos pagar las facturas de nuestros actos actuales.

En este Blog también hemos hablado de:

Share

Leave a Comment

Filed under Biodiversidad, Calentamiento global, Cambio Climático, CO2

Retroalimentación positiva en el calentamiento global.

El efectos bola de nieve (retroalimentación positiva):

Una bola de nieve según cae rodando va aumentando de tamaño porque se le va pegando más nieve. En las condiciones adecuadas (nieve polvo muy suelta y mucha pendiente), termina formando aludes. Con el calentamiento global tenemos varios efectos bola de nieve o retroalimentación positiva que contribuyen a que una vez que se inicia el calentamiento global este tienda a aumentar.

  1. El aumento del CO2 termina acidificando el mar y esto ralentiza el propio consumo de CO2 que ocurre en el mar. Esto es un nuevo efecto bola de nieve que demuestra la fragilidad del equilibrio de las condiciones en que vivimos.
  2. El calor aumenta la evaporación del agua de mar, y el vapor de agua también tiene un efecto invernadero.
  3. La turba en zonas pantanosas de Siberia antes era blanca por la nieve, pero ahora ya no. Ahora está descomponiéndose provocando fermentación que aumenta la emisión de gas metano de efecto invernadero superior al del CO2.
  4. La disminución de superficie nevada en los polos reduce el efecto albedo que refleja los rayos del Sol por ello el calentamiento termina reduciendo la capacidad de reflejar energía calórica fuera del planeta.
  5. El aumento de la temperatura está provocando la disminución de la cantidad de fitoplancton que es la base de la cadena alimenticia de muchos animales marinos. Todo ello supondría la desaparición de una cantidad importante de biomasa en el ciclo de consumo de CO2.
  6. El ozono troposférico, el que se origina a ras de tierra al incidir los rayos de sol sobre los gases contaminantes emitidos por automóviles e industria, disminuye la capacidad fotosíntesis de las plantas, es decir de retirar CO2 de la atmósfera.
  7. El calentamiento del fondo oceánico está a su vez contribuyendo al calentamiento global. Los científicos del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton en colaboración con investigadores de la Universidad de Birmingham, Royal Holloway de Londres y IFM-GEOMAR en Alemania han encontrado que más de 250 plumas de burbujas de gas metano están subiendo de los fondos marinos de la margen continental occidental de Spitzberg en el Ártico, en una escala de profundidad de 150 a 400 metros.
  8. El krill Antártico. Este animalito que representa más de 500 millones de toneladas de biomasa alimentándose de fitoplancton y sirviendo de alimento a otros animales, funciona como una “Bomba biológica de fijación del carbono”.  Se alimenta de microalgas cuyos cadáveres terminarían en el fondo del océano. de no ser ingeridas por el Krill que a su ves será paso de animales superiores.

El calentamiento global viene desde comienzos de la revolución industrial, pero actualmente estamos en una fase de aumento exponencial de la temperatura.

Temperaturas de los últimos 2000 años.

Temperaturas de los últimos 2000 años. Cada gráfica de un color es la reconstrucción de un autor distinto.

Poner en duda el efecto invernadero o que el hombre esté en el origen de los cambios climáticos, es  jugar a una lotería en la cual, como especie, hay muy poco que ganar y mucho que perder.

Share

1 Comment

Filed under Calentamiento global, Cambio Climático, CO2