Blénidos (blenios).

Parablennius_gattorugine_Bretagne
Parablennius_gattorugine_Bretagne

Los Blenniidae (blénidos) es una familia de peces principalmente marinos pertenecientes al orden Perciformes.

La mayoría tienen menos de 15 cm de longitud, carecen de escamas. Los adultos a diferencia de las larvas, son bentónicos y carecen de vejiga natatoria. La mayoría comen tanto algas como pequeños invertebrados.

Los machos atraen a las hembras para que depositen sus huevos en pequeñas oquedades custodiadas generalmente por el macho.

Se trata de un tipo de peces muy interesante por su comportamiento y muy fácil de mantener. Ideal para los que empiezan con acuarios marinos.

Conferencia sobre Blénidos en laAEA:

El domingo pasado asistí en calidad de socio de la AEA (Asociación Española de Acuariofilia) a una conferencia  sobre Blénidos, ofrecida por José María Cid Ruiz. Se trata de un autor de obras de acuariofilia muy prolífico (Ha publicado por encima de la treintena de trabajos en revistas especializadas de acuariofilia).

Disfruté mucho con su conferencia, ya que siento una gran simpatía por estos pececillos tan frecuentes en nuestras costas. Abundan en las charcas intermareales, y su comportamiento en el acuario es muy interesante. Es un pez bastante inteligente. La disposición de sus ojos le permite una amplia visión binocular. Gracias a ella dispone de una estupenda visión espacial (en tres dimensiones como nosotros), que es capaz de combinar con una sorprendente capacidad para memorizar  la topografía de su entorno. Cuando se queda aislado en una charca intermareal, sabe en que dirección debe saltar para alcanzar la charca vecina. Si se introduce algún objeto en su entorno, o se modifica de posición algún objeto del mismo, sienten la imperiosa necesidad de explorarlo. Necesitan acuarios con mucha decoración y oquedades para estar entretenidos.

Para ilustrar este artículo he seleccionado un vídeo con blenios del Cantábrico. En algunos lugares los llaman babosas por carecer de escamas y tener una piel recubierta de mucosidad.

Mi experiencia con blenios:

En cierta ocasión fui con unos amigos, que regentaban un  establecimiento de venta  de peces, a cazar algunos pececillos en la costa alicantina. Yo conseguí atrapar unos blenios espectaculares. La frente era de color azul, muy oscuro, casi negro y mostraba a ambos lados de la cabeza unas manchas de color amarillo limón muy aparentes. Se encontraban ocupando unos orificios perfectamente cilíndricos con el tamaño perfecto para ellos. Solo asomaban la cabeza mostrando esos espectaculares colores. Cuando llegaron a mi acuario en Madrid, se habían convertido en blenios con un colorido parduzco de lo más vulgar. Opté por fabricarles en las rocas unos agujeros exactamente con el diámetro del pez tal y como los había observado en la naturaleza. Preparé varios orificios en varias rocas y a poco de sumergirlas, los blenios ocuparon estos agujeros entrando marcha atrás. Al hacerlo, una nube de polvo gris salió del agujero y el blenio asomó la cabeza totalmente manchada de color gris ceniza, y se me quedó mirando, con esa mirada tan expresiva que tienen los blenios, solo que esta vez al hacerlo, parecía como si me quisieran decir… “¡Tú eres idota!”.

Lo admito, habría estado bien lavar los agujeros después de perforar la roca. Unos días más tarde decidí que sobraban algunas rocas, retiré una de ellas, la sacudí un poco para desalojar los posibles inquilinos, y la puse en un cubo. Yo era bastante joven, vivía con mis padres y el acuario estaba en mi dormitorio. Aquella noche me despertó un ruido extraño. Encendí la luz, y dentro del cubo donde había depositado la roca, había un blenio saltando en el fondo del mismo, intentando alcanzar el mar. Por lo visto se cansó de esperar a que la marea subiera y decidió salir de su agujero. Lo cogí con la mano y lo eché al acuario nuevamente.

Estos peces aguantan mucho en un simple agugerito con agua mientras sus branquias estén húmedas.  En otros peces las branquias dejan de funcionar fuera de agua, pero en los blenios que frecuentan las charcas intermareales, las branquias les permiten respirar aire atmosférico mientras les quede un mínimo de agua para mantenerles húmedos.

Estrategia del blenio para comerse los cangrejos ermitaños:

En cierta ocasión eché unos pocos cangrejitos ermitaños en mi acuario con blenios. No lo hice por maldad sino por ignorancia. Lo que hacen estos peces es voltearlos de forma que la concha quede para arriba. Los cangrejos ermitaños para volver a recuperar su posición normal, con la caracola a cuestas, necesitan sacar casi todo su cuerpo fuera para apoyarse con las patas en el fondo y así voltear la concha. Es una maniobra rapidísima, que en su fase final más arriesgada dura una fracción de segundo. El blenio conoce la maniobra y se queda esperando totalmente inmóvil muy cerca del ermitaño  después de dejarle su caracola boca arriba, y cuando este hace esa rápida maniobra, es interceptado por el blenio con una velocidad increíble. De un mordisco lo saca de su concha, y una vez indefenso, fuera de su casa, se lo come. Para poderlo apreciar bien habría que grabar la maniobra a cámara lenta.

El libro “Blénidos del mediterráneo”:

Cuando asistí a la conferencia de José María Cid, vi que había traído su libro,  Blénidos del mediterráneo. Lo hojeé y vi que tenía una pinta estupenda.  Inmediatamente pasé a buscar en las fotos aquel blenio que tuve durante mi adolescencia en un acuario de 200 litros. Lo había intentado identificar muchas veces sin éxito y de repente lo vi en una foto. Sin duda era el mismo blenio.  Después de cuarenta años pude ponerle nombre. Se trata de Lipophrys canevae. También resolví el misterio del origen de esos agujeros tan perfectos realizados en la roca donde los encontré. Eran agujeros cilíndricos que parecían hechos a su medida, lo cual siempre me intrigó. Se trata de agujeros perforados por moluscos lamelibranquios litófagos.

Este libro, contiene las claves para la identificación de las especies de blenidos del mediterráneo, acompañado por fotos realizadas por el propio autor. Solo por eso ya mereció la pena comprarlo, pero además contiene todos los detalles para el mantenimiento y la reproducción de estas especies. Sacar adelante una puesta de estos blenios no es una tarea sencilla, y en este libro se proporcionan todo tipo de detalles para lograrlo. Un libro muy interesante tanto para aficionados como para acuariófilos avanzados.

Si os interesa el libro, o queréis contactar con José María Cid Ruiz para alguna otro asunto, podéis visitar su web  AquaticNotes

Share

Fotos de criaturas de las profundidades.

Pterosyllis finmarchica
Pterosyllis finmarchica

Son de este mundo y parecen alienígenas.

Bajo el océano Glacial Ártico, en la costa noroeste de Rusia, existen increíbles criaturas que han evolucionado en uno de los lugares más remotos y vírgenes de la Tierra y que no parecen de este mundo. La temperatura del agua, donde apenas llega la luz, está casi siempre bajo cero y las criaturas que viven en este ambiente hostil se han adaptado para sobrevivir a unas condiciones muy duras. Una selección de 18 criaturas fascinantes que no parecen de este mundo, fotografiadas en las profundidades del mar de Barents, en el golfo de Vienanmeri.

PD:

El texto contiene un error. El agua líquida no puede estar a bajo cero (salvo casos muy excepcionales de agua muy quieta y sobreenfriada).

Además, el agua profunda está a cuatro grados centígrados por ser la temperatura a la que el agua presenta mayor densidad. Es una rareza del agua que al enfriarse de cuatro a cero grados se dilata (Por debajo de cero grados obviamente se congela).

Share

La biodiversidad amenazada por un hongo que afecta a los anfíbios.

Los anfibios: 30 años para destruir lo que la naturaleza consiguió en 360 millones.

ucumari's photostream (Rana azul venenosa)
ucumari’s photostream (Rana azul venenosa)  Autor: flickr.com/photos/ucumari/with/863842911/

 

Se trata del problema de biodiversidad más importante por afectar a todo un vasto grupo de vertebrados con 6.000 especies que había sobrevivido a tres grandes crisis de biodiversidad en un periodo de 360 millones de años, y cuyos efectos colaterales tienen importantes repercusiones en muchas especies más.

Desde el año 1980 se está registrando un dramático declive en las poblaciones de anfibios de todo el mundo caracterizado por una sucesión imparable de extinciones masivas que van afectando a distintos lugares.

¿Cuál sería la probabilidad de que un vasto grupo de especies, los anfíbios, que llevan con nosotros 360 millones de años, se empiecen a extinguir masivamente desde hace tan sólo 30 años por causas ajenas al hombre?

La fracción de tiempo es de 30/360000000 = .0000000833… Es evidente que algo hicimos mal. Nuestra responsabilidad está muy clara.

Las causas son variadas: contaminación, introducción de peces en charcas, y el famoso hongo quitridio que parece haber exterminado una considerable cantidad de ecosistemas en todo el planeta …

Pero ¿de dónde salió este hongo? Resulta que es nativo de Sudáfrica, donde vive simbióticamente con la rana de garras africana (Xenopus laevis) importada masivamente al resto del planeta desde la década de 1930, porque se usó en todo el mundo para diagnóstico de embarazo con la famosa prueba de la rana.

Los anfibios dan mucha vida a las charcas y riachuelos aumentando la biodiversidad en ellos. Las ranas y sapos devoran una gran cantidad de invertebrados pero gracias a la metamorfosis  ocupan dos espacios tróficos distintos. En la fase de renacuajos devoran el verdín y sirven de alimento a muchos depredadores (libélulas, serpientes, aves, erizos) todos ellos en grave peligro por la pérdida de este importante eslabón intermedio en la cadena alimenticia.

¿Pasaremos a la historia como la generación que aniquiló a los anfibios en todo el planeta dejando a las generaciones futuras una colección de fotos y vídeos como único testimonio de estos animales?

La piel de estos vertebrados es extraordinaria. Los anfibios han logrado que su húmeda piel resista toda clase de infecciones gracias a un arsenal bioquímico de extraordinario interés farmacéutico. Algunas ranas segregan venenos muy tóxicos. La ciencia ha descubierto varios compuestos de vital importancia en la cura de enfermedades hasta ahora difícilmente tratables como el sida. También se descubrió un compuesto, epibatidina, más eficaz que la morfina para combatir el dolor y que no produce dependencia. (Veasé El sapo Epipedobates, ‘más potente que la morfina‘)

Los compuestos de interés farmacológico en anfibios que han sido hallados hasta ahora, representan probablemente una minúscula muestra de compuestos de enorme interés para el ser humano que se perderían antes de ser descubiertos por el ser humano, por la desaparición de las especies que los desarrollaron como resultado de un proceso de cientos de millones de años de evolución.

Hace años me enteré del problema que padecía la laguna de Peñalara en la sierra madrileña y pensé que era un problema local. Inicialmente no le di importancia, porque yo había escuchado ranas en casi todas las charcas de la región cuando era pequeño, pero ahora las noches de los humedales están de luto. Apenas quedan ranas en unos pocos sitios y conozco algunos de ellos donde si hay ranas, pero no me apetece mencionarlos. Es mejor que no se sepa mucho de ellos.

Segunda oportunidad entre anfíbios.

Rana de cristal panameña (Hyalinobatrachium colymbiphyllum).-
Rana de cristal panameña, (Hyalinobatrachium colymbiphyllum).  RANA SALVADORA

Xenopus laevis
Rana de garras africana, (Xenopus laevis). RANA EXTERMINADORA

Se diría que una de estas ranas representa las fuerzas del bien y la otra las fuerzas del mal, pero el único que de verdad es capaz de causar estragos medioambientales es el hombre.

Nuevos avances contra la extinción de ranas en Panamá.
Las ranas de cristal adultas, pueden transmitir a sus embriones bacterias que luchan contra los hongos y moléculas epidérmicas, según un estudio publicado en una primera versión online de Biotropica. Este descubrimiento podría ayudar a proteger a los anfibios de una enfermedad mortal llamada quitridiomicosis, producida por un hongo llamado Batrachochytrium dendrobatidis (Bd).
[…]
Un grupo internacional de biólogos liderado por Douglas Woodhams, ayudante de investigación en el Instituto de Investigación Tropical Smithsonian, tomaron muestras de microbios cutáneos de ranas de cristal panameñas (Hyalinobatrachium colymbiphyllum) que se sabe inhiben al hongo Bd.

Los desastres provocados por el hombre pueden ser subsanados mientras tengamos un arsenal de biodiversidad suficiente como para que este tipo de soluciones milagro aparezcan de forma natural. Hemos conseguido poner en riesgo a casi todos los anfíbios, pero uno de ellos, la Rana de cristal panameña (Hyalinobatrachium colymbiphyllum), no sólo no parece estar en riesgo sino que lleva consigo una solución al problema causado por el hombre.

El desastre de los anfibios es de origen humano y su repercusión a nivel de biodiversidad es enorme, pero la naturaleza parece darnos una segunda oportunidad con el hallazgo de esta ranita salvadora que a su vez, vive de milagro, porque las amenazas sobre los anfibios son diversas y muchas derivan del tratamiento de los cultivos con productos químicos a los cuales son extrahordinariamente sensibles.

No sabemos si esta solución llega a tiempo de evitar males mayores, porque el exterminio masivo de anfíbios ya ha sido catastrófico.

El hongo asesino Batrachochytrium dendrobatidis se encuentra en la rana Xenopus laevis. Nos hizo un gran servicio hasta que descubrimos que era la responsable de una gran tragedia. Culpa nuestra.

Os dejo con algunas referencias para que os entretengáis.

El hongo maldito de los anfibios

España es líder en la investigación de un hongo mortal para los anfibios
Se extendió desde África debido al tráfico mundial de ranas y sapos
En las últimas décadas se han extinguido 200 especies por su causa

[…]

Más del 30% de los anfibios que hay sobre la Tierra está amenazado, es decir, al menos 1.500 especies de las 5.000 actualmente existentes.

[…]

La UICN cataloga al hongo Batrachochytrium dendrobatidis como una de las 100 especies invasoras más peligrosas para la biodiversidad

[…]

El encuentro de Rascafría ha servido para conocer los últimos avances, entre los que está la investigación de la biología del hongo y el estudio de diferentes métodos de desinfección en el campo. También se constató el consenso general al considerar a los anfibios como piezas fundamentales de todos los ecosistemas, ya que, por debajo de la cadena trófica capturan insectos y otros invertebrados e impiden su excesiva expansión, y por arriba, forman parte de la dieta de numerosos predadores.

Más información relativas a las actuaciones medioambientales sobre el ecosistema de la Laguna de Peñalara

200 nuevos ejemplares de rana ibérica para las Lagunas de Peñalara

Los ejemplares introducidos han sido criados en el Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados ubicado en Rascafría y con ellos son ya unos 1.000 los ejemplares de esta misma especie que se han soltado en esta zona de Madrid para recuperar a este anfibio.

El problema era la presencia del salvelino, un pez de la familia de los salmónidos, que había colonizado gracias a las introducciones que se hicieron para la práctica de la pesca.

La sensibilidad hacia este problema va en aumento, pero no llega ni de lejos a reflejar la gravedad del problema.

Concienciar.

En 2004 el Global Amphibian Assessment comisionado por la World Conservation Union (IUCN) reveló que un tercio hasta la mitad de las 6.000 especies de anfibios en el globo están amenazadas de extinción y más de 120 han desaparecido ya.
[…]
Afrontar la crisis de extinción de anfibios representa el mayor desafío en la conservación de especies en la historia de la humanidad …

En Internet he encontrado la siguiente referencia que me ha parecido muy completa.

¿Por qué Necesitamos a un Arca para Anfibios?

Los anfibios han existido por más de 360 millones de años, sobreviviendo por lo menos tres eventos de extinción masivos, incluyendo aquel que extinguió a los dinosaurios. Sin embargo, aún queda por verse cómo van a sobrevivir el evento de extinción actual.
[…]
Se ha postulado que el hongo quitrido es nativo de Sudáfrica, donde vive simbióticamente con la rana de garras africana (Xenopus laevis).9 Desde la década de 1930, decenas de miles de estas ranas han sido distribuidas a lo largo del mundo, inicialmente para su uso en las pruebas de embarazo en humanos.
[…]

Share

Falsos mitos ecológicos sobre la acuicultura.

Piscicultura marina.
Piscicultura marina.

La acuicultura ya produce la mitad del pescado que se vende en las pescaderías de todo el mundo. La pregunta que surge es ¿Supone la acuicultura una protección de los ecosistemas naturales tal y como se afirma frecuentemente desde diversas entidades públicas?

La acuicultura como enemigo de la biodiversidad marina:

Para criar 1 kilo de un pez hasta su estado adulto,  se usan 20 kilos de pescado en forma de pienso (harina de pescado), ya que la proteína vegetal hoy por hoy no ha servido para la fase de engorde de peces en ninguna especie. Todos los peces en acuicultura se engordan con estas harinas obtenidas a partir de pescados no demasiado aptos para el consumo humano.

La demanda de harina de pescado para piscifactorías es muy alta. Esta se vende ahora a muy buen precio, tanto es así que la rentabilidad de los negocios de piscicultura es complicada.  Las harinas de pescado también se usan para todo tipo de piensos animales en cantidades muy importantes y no solo para piscicultura. Por ello, la captura de pescados que no tienen interés para el consumo humano ha aumentado de forma alarmante. Ya no están en peligro sólo la conservación de las especies comestibles, sino todas las demás.

El daño genético a las poblaciones:

Se podría argumentar que en el mar un atún para hacerse adulto también consume esos 20 kilos de pescado, y nos quedaríamos cortos porque necesitaría más, pero en el mar la dinámica de poblaciones con relaciones predador-presa se autoregula, y la presión evolutiva de los predadores empuja a las presas a evolucionar manteniéndolas genéticamente sanas.

Algunas consideraciones a favor de la inocuidad de la acuicultura:

Los defensores de la inocuidad de la acuicultura argumentan, entre otras cosas, que un atún salvaje ha de comer mucho más pescado que uno criado en cautividad porque no necesita hacer tanto ejercicio. Sin duda eso es cierto,  y también señalan que las harinas de pescado se fabrican con peces pelágicos que estarían en un nivel trófico inferior a los peces consumidos en la naturaleza. También esto es cierto y tiene mucha importancia. Usar  como alimento los niveles tróficos inferiores, supone un mayor aprovechamiento energético del ecosistema para la producción de biomasa ya que esta tiene origen en la energía solar capturada por los vegetales. A cada eslabón trófico se produce una gran pérdida de energía (Comer un kilo de carne no nos hace engordar 1 kilo).  Nosotros nos alimentamos de ganado herbívoro, criar animales carnívoros para consumo humano es, entre otras cosas, un despilfarro enorme.

Sin embargo, sí criamos peces que no somos capaces de sacar adelante con una dieta vegetal. El productor primario es el fitoplanctón, pero no somos capaces de aprovecharlo ni directamente ni como pienso. Se usa como alimento vivo para las primeras etapas del desarrollo de los alevines y su producción es costosa .  El fitoplancton es la base alimenticia de las cadenas alimenticias del ecosistema marino, el más grande del planeta.

La clave no está en la eficiencia del aprovechamiento:

Todas estas consideraciones son importantes, pero los peces que se capturan para hacer piensos en piscicultura son capturados masivamente de forma totalmente indiscriminada. En las redes de pesca caen todos los ejemplares por igual no importando lo bien adaptados que estén a su medio.

Por ello además de esquilmar en número a estas poblaciones de peces, se las debilita genéticamente dificultando la recuperación de las mismas. Este es un daño muy importante a más largo plazo. Las poblaciones de peces no solo se van reduciendo y sino que se van deteriorando genéticamente.

En otras palabras, no hay forma de evaluar con precisión el impacto medioambiental a largo plazo cuando lo que estamos haciendo es alterar bruscamente el equilibrio de enormes ecosistemas, como son los océanos, que apenas han variado en muchos millones de años de antigüedad.

La sobreexplotación pesquera actual es muy considerable y a esta se añade el efecto letal del cambio climático que afecta a la biodiversidad marina con el aumento de la temperatura y con la acidificación del mar por CO2.

Hay hechos que no admiten discusión y que conviene destacar. A principios del siglo XX los grandes caladeros tenían diez veces más pescado que actualmente. Los océanos están sobre explotados pese a la acuicultura.

Las estadísticas de la FAO para 2004 y 20011 indican lo siguiente:
En 2004 la pesca de captura y la acuicultura suministraron al mundo 134.3 millones de toneladas de pescado. De ellos, 104.4 millones de toneladas se destinaron al consumo (unos 16.2k anual per cápita). Las capturas representaron el 69% y la acuicultura el 31%.

En 2011 la pesca de captura y la acuicultura suministraron al mundo 154.0 millones de toneladas de pescado. De ellos ,130.8 millones de toneladas se destinaron al consumo (unos 18.8k anual per cápita). Las capturas representaron el 59% y la acuicultura el 41%.

Al problema demográfico humano hay que añadir que el consumo de pescado per cápita también ha aumentado.

Es fácil argumentar a favor de las piscifactorías cuando la FAO concluyó que el 75% de las reservas pesqueras, están sobreexplotadas o totalmente agotadas y además, casi  irreversiblemente destruidas. Estamos agotando los recursos del mar y las piscifactorías nos permiten rebañar las últimas migajas del océano, mediante el consumo de especies que antes no tenían ningún interés comercial.

Mi conclusión es que no estamos haciendo un consumo sostenible de los recursos naturales y que las piscifactorías son en realidad otra forma de sobreexplotación que apura los escasos recursos, de los ecosistemas marinos, previamente esquilmados por la pesca. El 15% de la proteína que consume el ser humano proviene del pescado y del marisco pero no estamos dosificando de modo racional y sostenible su consumo.

Share