Los arrecifes de coral, en peligro por el cambio climático.

Corales del Zoo Aquarium de Madrid
Corales del Zoo Aquarium de Madrid

Análisis de una grave amenaza medioambiental en ciernes:

Los arrecifes de coral son el refugio de cerca de 4000 especies de peces, 700 tipos de corales y miles de plantas y animales más.

Ya en 2004, un informe de la Red Mundial de Vigilancia de los Arrecifes Coralinos afirmaba que cerca del 70% de los arrecifes de coral del planeta ya habían sido destruidos o estaban en riesgo de desaparecer  http://www.tierramerica.net/2004/1211/noticias1.shtml.

Las políticas de protección o la carencia de las mismas han influido considerablemente en algunos casos. Brasil perdió en los últimos 50 años un 80% de los arrecifes de coral que tenía a lo largo de 3.000 km de la costa noreste del país. Esto ocurrió no solo por el calentamiento global, sino por culpa de la contaminación, y porque hasta hace un par de décadas hubo mucha extracción de corales para aprovechar su cal en la construcción.

Los arrecifes de corales se encuentran en situación de emergencia

Un grupo de científicos reunidos en el XII Simposio Internacional sobre arrecifes de corales, realizado recientemente en Cairns, Australia, indicaron que la situación de los arrecifes a escala internacional es realmente muy preocupante, y que se hallan en situación de emergencia. Distintas cuestiones ligadas al desarrollo de las zonas costeras y las emisiones de dióxido de carbono son las principales amenazas al respecto.

Según algunas pruebas de laboratorio, la decoloración y hasta la muerte de corales en todo el mundo en los últimos años podría ser explicada exclusivamente por el aumento de la temperatura de los océanos. Eso no quita para que otros muchos factores estén contribuyendo a empeorar el problema tales como: la elevación de la acidez del agua por CO2, rayos ultravioletas por debilitamiento de la capa de ozono, amenazas biológicas por microorganismos y por plagas de depredadores, extracción de corales con distintos fines y también contaminación por vertidos, entre otras.

Los corales a diferencia de otros animales viven en enormes colonias fijas al sustrato marino, y su migración a otras latitudes con menores temperaturas necesitaría mucho tiempo.

Según algunos estudios científicos, el cambio climático podría hacer desaparecer los arrecifes de coral en menos de 50 años. De hecho, en algunos lugares, como en el  Océano Índico ya han desaparecido El 90% de los arrecifes.

El problema contemplado a la luz de la acuariofilia marina:

Los corales son animales primitivos extraordinariamente sensibles. Los aficionados a la acuariofilia marina saben lo delicados que son y lo complicado que resulta mantener unas condiciones adecuadas para la reproducción de los corales en acuarios, pero los aficionados más serios se dedican a reproducirlos y se nutren del intercambio de ejemplares entre ellos más que del comercio. El comercio no solo les perjudica al bolsillo, sino que les crea un conflicto moral importante.

No todos los acuarios que exhiben corales tienen una política conservacionista que pasa ineludiblemente por tener la capacidad técnica y los medios para reproducir corales.

 

Instalaciones de reproducción de corales en el Zoo Aquarium de Madrid.
Instalaciones de reproducción de corales en el Zoo Aquarium de Madrid.

Conclusiones:

El papel de los corales podría estar siendo minimizado. Las emisiones de CO2 podrían tener un efecto de catalizador del cambio, pero seguramente actuar únicamente a ese nivel ya no sea suficiente para restablecer el ciclo del CO2 a las condiciones de equilibrio previas al fenómeno de la industrialización.

Los corales que retiran de la atmósfera una gran cantidad de CO2, lo hacen de forma muy duradera, porque otros consumidores de CO2 como las plantas terminan devolviendo el CO2 a la atmósfera cuando mueren. La fotosíntesis en el cómputo global, solo retira CO2 mientras se produce el aumento de biomasa y allí queda fijado solo temporalmente. Los incendios y las fermentaciones devuelven el CO2 a la atmósfera cerrando ese ciclo. Solo los restos orgánicos que van quedando sepultados pueden escapar a un rápido retorno a la atmósfera, pero también terminan originando los combustibles fósiles y el hombre los consume provocando el aumento de CO2.

Los corales representan una de las pocas opciones para fijar enormes cantidades de CO2 de forma muy permanente porque el carbonato cálcico no es combustible. Las rocas calizas son carbonato cálcico de origen marino y suelen tener muchos millones de años de antigüedad, y no solo eso, las magnitudes totales de CO2 involucradas en el equilibrio entre consumo y emisión de CO2 marino son muy importantes.

Por todo ello, la desaparición de los corales podría terminar afectando al equilibrio del planeta durante períodos de millones de años.

Share

Puesta en marcha del acuario nuevo de 465 litros.

En los comentarios de las fotos de la galería que ofrezco a continuación, explico como fui poniendo en marcha el nuevo acuario de 465 litros (220 x 45 y 47 de alto).

NuevoAcu465LNuevoAcu465L

Pinche en la imagen para acceder a la galería fotográfica.

Yo no uso los clásicos termocalentadores (resistencia y termostato integrados) porque para grandes potencias no son  recomendables. Ahora venden termostatos ectrónicos muy buenos. Todas las resistencias de calefacción serán controladas por un único termostato. En mi caso, el termostato en realidad no tiene potencia suficiente y por ello activará a un segundo relé de gran potencia que entregará su salida a una regleta de enchufes. Esto se lleva hasta la parte superior del acuario a través de una línea eléctrica que va por la canaleta junto a la línea eléctrica temporizada para la iluminación y otra línea más para tomas generales de electricidad. Los calentadores son resistencias sumergibles de 200w, recuperadas del mi antiguo acuario. Las dejé fijas al cristal.
El rebosadero del acuario se hizo  encargando que uno de los cristales del acuario tuviera una pequeña escotadura (esquina cortada). Podría haber encargado un agujero circular, pero habría resultado más caro por el riesgo de rotura al fabricarlo, y además eso deja debilitado el cristal. En esa escotadura posteriormente apliqué una pequeña pieza en forma de embudo que previamente preparé moldeándola. Usé para ello un material de Ceys llamado Superbarra. Es como una plastelina de dos componentes que al mezclarla se endurece y queda muy resistente.

El filtro principal del acuario está situado justo debajo del mismo. Dispone de una toma de agua con su grifo para el rellenado, y  un desagüe que está conectado mediante una derivación en T a la toma de admisión de agua del filtro principal que es un filtro Eheim.
El 19 de junio de 2012 puse en funcionamiento mi acuario de 465 litros, sin plantas ni peces. Era necesario dar tiempo a que el acuario madurara. Opté por favorecer el crecimiento de las bacterias nitrificantes que eliminarán la toxicidad del amoniaco. Este se produce siempre al principio por la descomposición de las proteínas. Para ello aumenté la aireación ya que las diferentes bacterias que intervienen en el proceso de nitrificación, consumen oxígeno para oxidar el amoniaco a nitrito y otras también intervienen consumiendo nitrito y oxígeno para pasarlo a nitratos. Muchos desastres en los principiantes se deben a la impaciencia y a la ignorancia sobre el funcionamiento del ciclo del nitrógeno en el acuario y su importancia.

Una semana después de su puesta en marcha, probé con las primeras plantas y una semana más tarde, viendo que una de ellas, la bacopa, había crecido bien, añadí algunas plantas más.

Tres semanas más tarde de llenar de agua el acuario y de poner los filtros en marcha, el acuario disminuyó los niveles peligrosos de amoniaco y nitritos. El PH bajó de 7,4 a 7. Y ya estaba listo para acoger a los primeros peces.
Las resistencias de la calefacción fueron fallando una tras otra sin excepción al cabo de un mes. Ocurrió porque en todas ellas empezó a entrar el agua en su interior. Habían aguantado 23 años en el acuario de 750 litros que finalmente se rompió, pero parece ser que el sellado de las resistencias, al igual que la silicona de mi anterior acuario, se había degradado y al guardarlas por un tiempo en seco, perdieron la hermeticidad. Es algo que pasa en muchos tipos de juntas que se quedan secas.

Compré una resistencias nuevas de 200W. Marca Schego. Vienen en un tubo de titanio.
Las he fijado a un trozo de pizarra para que queden ocultas cuando decida sustituir a las anteriores.

Mantengo el agua a 24 grados y de momento, con este septiembre tan cálido, no hace tanto frío como para necesitar calefacción.  Mi acuario es de agua blanda y PH =7.  Sus dimensiones son de  220x45x47 = 465 Litros.

Uso tubos Leds para la iluminación. Las razones para ello son que no hay que cambiarlos en varios años, mientras que los tubos fluorescentes al cabo de un año hay que cambiarlos para que las plantas no se mueran. Además, los Leds gastan mucho menos y no producen calor. Esto último resulta especialmente ventajoso en verano. En este otro artículo expliqué… ¿Cómo sustituir un tubo fluorescente por un tubo de LEDs ?

Plantas usadas en esta primera etapa del acuario:

  • Hemianthus callitrichoides (cuba) (Murió enseguida)
  • Ludwigia repens (necesitó dos semanas y luego comenzó a crecer a buen ritmo)
  • Lilaeopsis brasiliensis (No se dió nada bien)
  • Bacopa caloriliana (Fue la que mejor aguantó al principio del todo. Creció bien)
  • Limnophila sessiliflora (Crecimiento rápido)
  • Rotala rotundifolia (Crecimiento muy rápido)

Para finalizar:

Aún no me he atrevido a comprar Anubias para plantarlas justo delante del acuario, porque necesitan un sustrato más nutritivo. Antes de eso mantendré peces un tiempo para que abonen un poco el acuario. Estos han de ser introducidos igualmente de forma gradual. El acuario tarda tiempo en adquirir un correcto equilibrio. Una mirada de extremo a extremo en un acuario grande como este, permite apreciar la turbidez del agua o una coloración anormal. Un acuario sano tiene un aspecto muy limpio. La tarea de observación de un acuario es muy importante y desarrolla la capacidad de anticipación de su dueño ante los problemas. El acuario suele avisar y hay que saber interpretar continuamente que es lo que está ocurriendo en el acuario.

Share

Desastre en mi acuario de 750L. (Parte 1 Desmantelar el viejo acuario)

La rotura del acuario ocurrió el 1 de abril de 2012 se trataba de un acuario de 750L con unas medidas en centímetros  de:   283 x 45 x 60 (largo x fondo x alto). Ya pudiste ver como era en el vídeo El pez más viejo y más listo de mi acuario.

En la galería siguiente (puedes verla pinchando en la imagen) se aprecia como fue desmontado, y como me preparé para sustituirlo por otro acuario nuevo.

desatre750L_desmanteldesatre750L_desmantel

El desastre surgió repentinamente:

La anécdota del desastre y como me las arreglé os puede interesar. Siempre resultan entretenidos los relatos de las desgracias y catástrofes que les pasan a los demás. No es fácil tener en acuariofilia un desastre con estas esplendorosas proporciones y sin duda, yo lo he conseguido. Habrá que buscar nuevos retos.

Un acuario grande ha de ser visto como una obra de ingeniería. No hay más que darse cuenta de las consecuencias de una inundación por desastre total. La habitación está ligeramente inclinada hacia una esquina donde hay un desagüe.También tiene una toma para entrada de agua y otra para los vaciados. Un cambio parcial de agua en un acuario así no conviene hacerlo con cubos.

El desastre ocurrió el día 1 de abril de 2012 por la caída, sin previo aviso, al interior del acuario, de uno de los tres tirantes superiores que sujetan el cristal frontal. Los tirantes evitan que este se abombe con la presión y se rompa.
Una vez que ocurrió la caída de ese primer tirante izquierdo, observé que el tirante central soportaba una enorme tensión y su junta de silicona estaba empezando a rajarse. Mirando con detenimiento, me percaté que la silicona de todo el acuario parecía que está bastante envejecida.
La antigüedad de este acuario era de unos 22 o 23 años y la silicona que usé para su fabricación (hice el acuario yo mismo con la ayuda de un amigo que era un experto), no era tan buena como los compuestos actuales especiales para acuarios.

Primeras medidas de emergencia:
Tuve suerte de que me dió tiempo a actuar.  Si hubiera estado de vacaciones, podría haber sido peor. Lo primero que hice fue rebajar considerablemente el nivel de agua. Después reforcé el tirante central por donde estaba despegándose, colocando un parche de cristal pegado con una buena silicona para acuarios que me prestaron.

Saqué los helechos (Microsorum pteropus) y los tiré. Estaban fijos en la parte superior de las rocas (son rocas artificiales en epoxi) y al bajar el agua del acuario tuve que sacarlos sin tener tiempo para hacerles un sitio ni ara regalarlos.

El día del desastre, en lugar de dormir por la noche, decidí hacer consultas con mi almohada que me ofreció un montón de soluciones para esta tragedia. Cada una de ellas a cual peor.

Un arreglo chapucero para recolocar el tirante caído era posible, pero nada recomendable. Lo que estaba fallando era la silicona y si ponía ese parche corría el riesgo de que dentro de cinco o diez años tuviera un problema mucho más gordo. Que reviente un acuario de 750 litros no es ninguna broma. Decidí que necesitaba un acuario nuevo y la transición del viejo acuario a otro acuario nuevo conservando peces y plantas, por más vueltas que le di, no me pareció factible por la complegidad que supone desmontar y montar un acuario de estas características. En un acuario pequeño puede hacerse el cambio en un solo día. El problema es que por diversos motivos, si el cambio no se puede hacer en uno o dos días es mejor no intentarlo, porque la flora bacteriana de los filtros se deteriora.

Era poco lo que podía salvar así que me tomé mi tiempo para intentar minimizar el desastre.
Afortunadamente pude regalar un montón de peces a mis amigos de la  AEA (Asociación Española de Acuariofilia).

Me puse en contacto con un cristalero de mi zona que ya había construido acuarios grandes y le encargué que me hiciera uno con el compromiso de que antes me ayudara a desmontar ese monstruo de 750L.

Digo que ese acuario era un monstruo porque tenía cristales de casi 3 metros de largo y estaba hecho con un cristal laminado muy grueso. Era muy grande para manejarlo despiezado. Había que partir los cristales . Yo no sabía como hacerlo y no era cuestión de hacer experimentos y liarla. Una vez que vi como lo hicieron los cristaleros no me pareció tan complicado. Fotografié el proceso para documentarlo. Fijaros en las imágenes como a pesar de su grosor es un cristal que aguanta muy poco la flexión.

Detalles sobre fabricación de grandes acuarios:
Despues de esta experiencia, yo no recomiendo el cristal laminado para acuarios. De hecho, el nuevo que encargué no es laminado. El vidrio laminado tiene una ventaja frente a golpes porque solo romperá una de las láminas, pero lo cierto es que la resistencia a la flexión o a la presión es tan grande como la de una sola lámina lo cual obliga a usar cristales muy gordos.

Además, en el laminado después de bastantes años empiezan a crease burbujas en los bordes por separación de las láminas. Esto puede evitarse mediante tratamientos de los bordes del cristal, pero es complejo. Con un cristal monobloque se consigue más aguante a la presión con mucho menos grosor. Por descontado que tampoco recomiendo usar cristal templado porque de romperse estalla en pedacitos pequeños.

Detalles sobre el sustrato:
Después de regalar el resto de mis plantas y peces entre los socios de la AEA, vacié el acuario y saqué la arena que fui lavando de forma no demasiado exhaustiva y metiéndola en sacos resistentes de plástico que obviamente tuve que comprar. Yo siempre he usado cuarcita blanca de cierto grosor. Es totalmente inerte y se puede lavar bien.  Para los peces que tienen costumbre de enterrarse en la arena no es la más adecuada. Necesitan arena más fina.

Guardé unos pocos centímeros de arena sin lavar en sacos marcados adecuadamente para distinguirlos de los sacos de arena lavada. Lo hice así para poner una capa inferior de arena no lavada con un espesor de solo un centímetro en mi nuevo acuario.

Dejar un sustrato perfectamente lavado daría un mal resultado con las plantas de raíces gordas. Estas, a diferencia de las plantas con raíces muy finas que suelen alimentarse a través de toda la planta,  suelen hacerlo por la raiz.  Por esa razón necesitan sustratos enriquecidos.

Yo desde hace algunos años, suelo usar 7 centímetros de arena en total, para evitar que las raíces sufran. Parece excesivo, pero en las partes más superficiales de la arena, ni la temperatura, ni la química del sustrato es la adecuada para las raíces. En las partes más profundas del sustrato se genera algo más de temperatura por fermentación y esto es algo muy necesario para las raíces de las plantas acuáticas.

Yo no uso sustratos abonados, dejo que el acuario madure y se nutra de las deposiciones de los peces. Durante los primeros meses las plantas de raices gordas no se darán bien. Es mejor esperar seis meses antes de plantar esas plantas.

Usar capas de diferentes sustratos con tonalidades diferentes, me parece absurdo porque todo se desbarata en el primer sifonado, y eso una vez que el acuario está maduro, conviene hacerlo con cierta periodicidad en las zona libres de plantas para evitar la acumulación excesiva de detritus.

A mediados de junio lo sustituí por un acuario de 465L con unas medidas de  220 x 45 x 47. Las fotos del nuevo acuario las dejo para más adelante.

En una segunda parte documentaré el proceso de instalación y puesta en marcha del nuevo acuario.

 

Share

El origen de los vertebrados. (Divulgación)

Celacanto (Foto A.Castro ac. Finisterre - A Coruña)
Celacanto (Foto A.Castro ac. Finisterre - A Coruña)

En los inicios del estudio de la evolución biológica, Charles Darwin y Alfred Russel Wallace propusieron la selección natural como principal mecanismo de la evolución. Actualmente, la teoría de la evolución combina las propuestas de Darwin y Wallace con las leyes de Mendel y otros avances genéticos posteriores; por eso es llamada síntesis moderna, teoría sintética, o Neodarwinismo.

Con ella, todo empezó a tener un nuevo sentido en biología. Se abrieron un montón de puertas a la investigación y los nuevos descubrimientos se sucedían conformando un escenario perfectamente coherente. Los nuevos conocimientos en distintas ramas de la biología no hacían sino confirmar la teoría evolutiva y también guiar la investigación en direcciones enormemente fructíferas.

A pesar del impacto ideológico de una teoría que hacía ver que descendíamos del mono, los científicos más escépticos que buscaron desacreditar esas teorías fueron en su mayoría cautivados por las evidencias de sus propios trabajos de investigación.

La clasificación de los seres vivos adquirió un nuevo sentido. Se fue comprobando que cada animal provenía de algún antecesor menos evolucionado.

Dimetrodon
Dimetrodon

Se comprendió que todos los mamíferos provenían de algún antecesor común que resultó ser un reptil, el Dimetrodon. Se cree que su espectacular vela dorsal servía para regular su temperatura orientándose perpendicular al sol cuando necesitaba calentarse o poniéndose en paralelo a los rayos del sol, o buscando la sombra cuando ya no necesitaba calentarse más.

También se sabe que a su vez los reptiles provienen de un antecesor común que resultó ser un pez pulmonado, y a su vez estos provienen de unos peces Celacantos que se creían extinguidos desde el período Cretácico. Eso se pensó hasta que, en 1938, un ejemplar vivo fue capturado en la costa oriental de Sudáfrica. Otra especie que se localizó en Sulawesi (Indonesia) en 1998. Junto con los peces pulmonados, los Celacantos (foto de la cabecera) son los seres vivos más cercanos de los vertebrados terrestres y se consideran fósiles vivientes.

Los vertebrados pertenecen a un grupo más amplio, los cordados, caracterizados por la presencia de una cuerda dorsal o notocordio, (ya hablaremos más adelante de ella) Su presencia característica de este gran grupo no siempre se conserva en la fase adulta. En los vertebrados solo aparece el notocordio durante la fase embrionaria.

Pikaia. (cefalocordado extinto similar al anfioxo)
Pikaia. (cefalocordado extinto similar al anfioxo)

Los cordados incluyen por una parte a los vertebrados superiores y a otros animales que veremos ahora.

Un grupo de cordados próximos a los vertebrados son los cefalocordados. Se llaman  así porque a diferencia con los urocordados (otro grupo de cordados que comentaremos luego) el notocordio llega hasta parte anterior del animal.

Branchiostoma lanceolatum (Anfioxo)
Branchiostoma lanceolatum (Anfioxo)

Un representante actual de cefalocordado es un pequeño animal semitransparente de no más de 8 centímetros llamado Anfioxo. Este durante un tiempo se consideró como el antecesor directo de los peces, pero ahora parece que el auténtico antecesor pudo ser un cefalocordado similar al él.

El Anfioxo por su forma y su natación recuerda a un pequeño pez. Vive en zonas costeras. Tiene de 2 a 7 Cmts de longitud. Cuerpo fusiforme. Su boca esta rodeada de pequeños tentáculos bucales (12 o 15 pares). Es un animal con musculatura metamérica (como los peces) con aspecto de pez traslúcido, y de estructura muy parecida a la exhiben los vertebrados en las fases primitivas de su desarrollo. A diferencia de ellos es un invertebrado y conserva el notocordio durante todo el ciclo vital.

Embriogenia vs. Filogenia

Hay una expresión que dice que “La ontogénesis recapitula la filogénesis”.

La ontogénesis es la forma en que un embrión evoluciona desde sus fases iniciales carentes de estructura hasta la fase adulta. La filogénesis es la forma en que un organismo primitivo ancestral va evolucionando de generación en generación hasta dar origen a los  representantes modernos.

Interpretada la expresión inicial al pie de la letra vendría a significar que durante nuestra etapa embrionaria los humanos pasamos por la fase de animal unicelular, fase de invertebrado, fase de pez, fase reptil, y fase mamífero, hasta culminar en nuestra definitiva forma humana. Esto es cierto solo en parte. No puede tomarse al pie de la letra pero las aproximaciones en las distintas fases son muy llamativas y no explicables por mero azar.

Nada de esto debe sorprendernos. Sabemos que las mutaciones que afectan a fases tempranas del desarrollo embrionario tienen consecuencias mucho más graves que aquellas que se manifiestan en las últimas etapas del desarrollo, así que la evolución lo que va haciendo es ir seleccionando genes que en las últimas etapas del desarrollo incorporan alguna modificación ventajosa desde el punto de vista evolutivo.

Con lo que hemos dicho anteriormente casi hemos llegado al origen de los vertebrados, pero falta la parte que más costó averiguar. Para desentrañar algunas de las incógnitas de nuestra historia evolutiva hubo que recurrir a distintas disciplinas científicas tales como paleobiología, anatomía comparada, embriología y genética. Hubo momentos en los cuales la ciencia estaba realmente indecisa respecto al posible origen de los cordados, y no sabíamos si veníamos de los anélidos (lombrices), de los arácnidos (arañas), o de los equinodermos (estrellas de mar).

Aunque parezca mentira venimos de uno de estos grupos que acabo de mencionar (¿sabrías decir cuál?).

Origen de los vertebrados
Origen de los vertebrados

Buscando el origen de los vertebrados.

Fue relativamente fácil el retroceder en la búsqueda de nuestros antecesores hasta llegar al Amphioxo. Estos invertebrados no tenían ni esqueleto ni concha ni ningún otro elemento duro, por lo cual no existe registro fósil correspondiente a estos animales que facilite seguirles la pista.

El libro de la historia de la vida en nuestro planeta está escrito sobre unas páginas que son los estratos geológicos. Desgraciadamente no está completo. Algunos animales desaparecieron sin apenas dejar rastro, y por ello se ha recurrido a la anatomía comparada para intentar completar la información que falta.

En la búsqueda de un antecesor de los vertebrados se pasó por la consideración de diversos candidatos.

1) Anélidos: Estos gusanos tuvieron muchos partidarios que los consideraron como antecesores de los vertebrados. Tenían simetría bilateral, son animales segmentados y la segmentación es algo que se da en nuestra columna vertebral. Tienen masa encefálica frontal y un tubo nervioso longitudinal. Pese a ello en la actualidad están descartados y estas coincidencias se explican como un fenómeno de convergencia evolutiva. Algunas de las diferencias con los vertebrados parecen difíciles de salvar, como por ejemplo el cordón nervioso es ventral en lugar de dorsal. Se podría argumentar que en algún momento se dio la vuelta panza arriba pero analizando la posición de otros órganos esto no parece probable porque resultaría que unos órganos se dieron la vuelta y otros no. Por mencionar solo algunas cosas, las posiciones de la boca, el ano, y el sentido de la circulación sanguínea son un serio problema a esta tesis. Además ocurre que la segmentación en anélidos a diferencia de los vertebrados es completa desde la piel hasta el revestimiento intestinal. Demasiadas cosas no cuadran.

2) Arácnidos: Simplemente decir que también se consideró esa posibilidad, pero se vio similares problemas que en caso de los anélidos.

3) Equinodermos: A este grupo pertenecen por ejemplo las estrellas de mar, los pepinos de mar, los lirios de mar, y los erizos de mar. Todos ellos tienen simetría radial.

No parecía lógico a simple vista que fuera posible que el origen de los vertebrados tuviera algo que ver con organismos con simetría radial. Ideas preconcebidas nos conducían insistentemente a buscar como antecesor a un organismo con simetría bilateral y capaz de nadar. Esta idea se demostró errónea y sin embargo actualmente es considerada la hipótesis correcta con un altísimo grado de certeza. Entre otras cosas ahora podemos hacer comparaciones de secuencias de ADN que confirman la relación de parentesco de los distintos grupos de animales, cosa que hace unos años no era posible.

Ascidias.
Ascidias.

Faltaba por encontrar eslabón perdido que conectara los equinodermos con los vertebrados que a simple vista son muy diferentes. El eslabón perdido lo teníamos delante de las narices. No se trataba de un fósil, ni de un organismo extraño desconocido.

El grupo de animales que nos conecta con los equinodermos está constituido por lo que se conocen vulgarmente como Ascidias. (Urocordados). Se trata de un pequeño animal parecido a una esponja que vive fijo al sustrato.

Hay que recordar que si bien la mayoría de los equinodermos modernos son organismos bentónicos libres, (que viven en el fondo pero se desplazan libremente por él), los fósiles antiguos de equinodermos se corresponden con formas sésiles, (es decir, vivían fijos al sustrato) y como representantes modernos de estas formas sésiles han llegado hasta nuestros días los crinoideos. (lirios de mar), y las ascidias.

Las ascidias son animales marinos con una forma adulta sésil, con el cuerpo cubierto por una túnica (capa de tunicina, un polisacárido muy parecido a la celulosa) y apariencia de planta. Poseen igualmente una forma larvaria capaz de nadar libremente y que presentan notocordio y un cordón nervioso.

En realidad descendemos de la fase larvaria de los tunicados.

Los tunicados se alimentaban por filtración y la presencia de un notocordio en la fase larvaria les confirió seguramente en su momento una configuración hidrodinámica superior a la de cualquier otro invertebrado de aquella época. El notocordio en estas larvas se sitúa solo en la parte caudal.

Las larvas de los tunicados se alimentaban igualmente por filtración y pueden desplazarse a cualquier parte. El cordón nervioso se ensancha en la parte frontal en forma de vesícula cerebral, relacionada con el ojo impar y un estatocisto u órgano del equilibrio.

Según todos los indicios surgió una variedad donde la forma adulta sésil de la ascidia desapareció, y la forma larvaria prevaleció durante toda la vida y se especializó en formas cada vez más eficientes en la natación permitiendo así una mayor velocidad de propagación de estas especies por todo el planeta. A este fenómeno poco corriente de retroceso a la forma larvaria se le denomina neotenia.

En términos evolutivos parecería que se trata de un salto atrás en la evolución de estos organismos para continuar evolucionando por un camino diferente.

Las ventajas adaptativas que ofrece el notocordio

El notocordio al tener una cierta rigidez pero ser a la vez flexible, permite vencer la resistencia del agua durante la natación en condiciones hidrodinámicas muy favorables. Su función es similar a la de la columna vertebral de los peces.

La casualidad quiso que esta característica apareciera por vez primera en nuestro planeta en una forma larvaria de un animal bentónico (que vivía fijo al sustrato), pero su extraordinario valor adaptativo hizo que el resto del desarrollo del animal hasta la etapa adulta fuera suprimido de la evolución posterior, cosa que muy rara vez ocurre y que motivo el despiste en la búsqueda de este antecesor de los vertebrados.

 

Share